El Lenguaje Claro es la comunicación cuya redacción, estructura y diseño son tan claros que los lectores/oyentes pueden encontrar fácilmente lo que necesitan, entender lo que encuentran y usar esa información.

Veíamos en otra sección de esta web que la Lectura Fácil es una excelente herramienta para que la información que ofrecemos sea comprendida por el mayor número de personas. Sin embargo, el proceso de creación de la Lectura Fácil es altamente especializado y, en ocasiones, la actividad diaria no nos permite seguir todos los pasos necesarios para que cada escrito que elaboremos sea validado a nivel técnico y cognitivo, incorpore ilustraciones, siga criterios de maquetación, etc.

Dibujo de oleada de información.

En estos casos, recomendamos seguir las pautas del Lenguaje Claro, cuyo uso que proporciona:

  1. Efectividad e impacto del mensaje: el impacto del mensaje será mayor si utiliza un lenguaje comprensible porque resultará accesible y es preferido por su lector o escuchante.
  2. Seguridad frente a ambigüedad: hay seguridad en la comprensión cuando no hay varias posibles interpretaciones, en especial, malas interpretaciones que induzcan a error.
  3. Localización de la información: en un enunciado claro debe poder identificarse con claridad el mensaje, y dentro de él, la idea principal de la secundaria.
  4. Reducción de tiempo y costes evitando conflictos: se evitan conflictos que pueden acabar en los tribunales para buscar responsabilidades por la falta de claridad, en contratos, normas, etc.
  5. Reducción de la discrecionalidad, impulso de la transparencia y refuerzo de la democracia.
  6. Generación de confianza: el cumplimiento de las obligaciones ciudadanas será consecuencia directa de la generación de confianza en las instituciones, lo que pasa por la exposición clara de normas justas.
Menú de cierre