¿Qué es Lectura Fácil?

Lectura fácil es un método de redacción de textos y contenidos adaptados a las necesidades de todas las personas, en especial a las que tienen dificultades de comprensión lectora. Estas dificultades están relacionadas con la memoria, el lenguaje empleado, la capacidad de abstracción, la fluidez en el uso del idioma, la orientación, el razonamiento o el aprendizaje.

 

La lectura fácil es por tanto, una manera de ofrecer materiales de lectura, audiovisuales y multimedia elaborados con especial cuidado para que puedan leerlos y comprenderlos aquellas personas con dificultades lectoras y/o de comprensión.

 

La lectura fácil pretende salvar las barreras comprensivas, para que la información en soporte escrito sea entendida y utilizada por el mayor número posible de usuarios, es decir para favorecer la igualdad de oportunidades.

En muchos paises de Europa se utiliza este logotipo Pictograma que identifica los textos en lectura fácil

La lectura fácil tiene en consideración una serie de criterios de legibilidad y de comprensión. Entre otros, los siguientes:

 

1. Criterios de legibilidad:

  • Estructura ordenada y previsible, por ejemplo mediante un índice o guion.
  • Emplear dos tipos de letra como máximo en el mismo texto: para título y texto.
  • Márgenes generosos e interlineado amplio.
  • Incluir imágenes descriptivas alusivas al texto.
  • Alto contraste de la letra sobre el fondo. Por ejemplo: negro-blanco, negro-amarillo.
  • Evitar efectos tipográficos como adornos, colores, sombras...
  • Entre 55-60 caracteres por línea como máximo.
  • Alinear el texto a la izquierda.
  • Tipo de letra sin remates ni ornamentación. Por ejemplo: Arial, Helvética, Calibri, Tahoma...
  • Tamaño grande de la letra: de 12/14 puntos en adelante.

 2. Criterios de comprensión:

  • Utilizar palabras y expresiones de uso frecuente.
  • Primar el uso de la voz activa en lugar de la pasiva.
  • Evitar rodeos lingüísticos, frases formuladas en negativo y conceptos abstractos.
  • No utilizar metáforas ni comparaciones que puedan ser confusas.
  • Expresar las ideas del texto escrito de una manera concisa.
  • Explicitar todo lo que sea relevante y desechar la información superflua.
  • Facilitar ejemplos para explicar las palabras difíciles o incluir un glosario de los tecnicismos empleados en el texto.
  • Redactar con una sintaxis sencilla, con frases cortas: transmitir una sola idea en cada frase.
  • Evitar el uso de abreviaturas y de caracteres especiales.
  • Evitar el uso de muchos números. Escribirlos con dígitos y no con letras.

Incluso podemos hablar de diferentes niveles de adaptación de un texto en lectura fácil. El Instituto Lectura Fácil recomienda elegir el nivel de adaptación adecuado en función del público concreto que sea destinatario de la información.

  • Nivel 1: texto fácilmente comprensible, con un número elevado de elementos visuales que complementan el texto.
  • Nivel 2: nivel intermedio, con expresiones cotidianas.
  • Nivel 3: texto escrito con palabras más complejas y menos apoyos visuales.

La Lectura Fácil significa

 

Transparencia: Con la Lectura Fácil se  garantiza la comprensión de los mensajes, textos, documentos, leyes, normas..., por parte del conjunto de la ciudadanía. 

 

Integración Social: Con la mejora  del entendimiento y comprensión de los mensajes, textos, videos, webs… las personas progresan en su integración social.

 

Accesibilidad: Con soportes de comunicación y expresión más fáciles para las personas, se eliminan barreras, se potencia su accesibilidad intelectual y cognitiva, facilitando la comprensión de textos hasta ahora inaccesibles.

 

Lectura adaptada para todas las personas: Universalización del principio de democracia lectora extendiendo el principio a todas las capas de la población y a todos los sectores.

 

Desarrollo de colectivos en riesgo de exclusión: Las personas que tienen acceso y disponen de recursos para una mejor comprensión, información, capacitación y formación reducen su potencial exclusión social.

 

Desarrollo de la Economía Social: Protagonizado y enfocado a las personas con algún tipo de discapacidad por comprensión lectora, son actores y destinatarios del sistema propuesto y la Economía Social es el vehículo para conseguirlo.

 

Apuesta por la Innovación: La Lectura Fácil es la más innovadora y menos desarrollada fórmula de superación de barreras cognitivas.

 

Economía de recursos públicos y privados: Mejorar la accesibilidad lectora y el acceso a la información es un ejercicio de transparencia que supone un ahorro de recursos públicos y privados puestos a disposición de la ciudadanía  en los procesos  educativos, formativos, de capacitación laboral e integración social.

 

Potenciación de la integración laboral: Con la Lectura Fácil la cualificación profesional se eleva, la formación para el empleo es más accesible, lo que redunda en la inserción laboral y/o mejora laboral de las personas.

Recomendar esta página en:

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© INSTITUTO LECTURA FACIL