Reggae: peace, love and disability too.

Reggae: peace, love and disability too.

En el Dia internacional del Reggae queremos hablar de música y discapacidades.

Estamos rodeados de música. Nunca antes en la historia se ha escuchado tanta música como en la actualidad. Desde que comenzó a grabarse la música en soportes físicos, se abrió el mundo a la posibilidad de escuchar música en cualquier lugar, a cualquier hora. Este avance tecnológico ha ido desarrollándose y expandiéndose sin parar hasta el punto de que ya no es necesario adquirir un reproductor de música o ir a comprar unos discos, ahora en nuestros móviles llevamos el mejor reproductor y con internet llevamos la discografía más grande del mundo.

Si el Titanic se hubiera hundido hoy, no hubiésemos tenido a un cuarteto de cuerda tocando para los pasajeros mientras estos saltaban por la borda o trataban de ocupar un lugar en las barcazas.

Actualmente, siempre más lento de lo deseado, se está pensando el mundo desde la inclusividad y la accesibilidad de todas las personas. La música ha sido un elemento inaccesible para gran parte de la población. Nos referimos concretamente a las personas con discapacidad, que ya sea por la dificultad consecuencia de su afección, ya sea porque el espacio público o privado donde se ha reproducido la música estaba restringido, al final el resultado ha sido el mismo, no había nada para ellos y ellas.

Rozalén, por ejemplo, va acompañada desde hace tiempo con una intérprete de lengua de signos para que las personas con discapacidad auditiva puedan seguir las letras en sus conciertos. En la Universidad Pompeu Fabra han desarrollado un programa informático que permite crear música con gestos de la cara y los ojos a personas con la movilidad motora muy afectada. La música se utiliza para trabajar aspectos como la memoria o la afectividad de personas con discapacidad intelectual.

“Disability is no Inability”, la discapacidad no es incapacidad. Es el lema de Baba Gurston, un joven de Kenya que sufrió la discriminación desde la infancia a causa de su discapacidad física. Como líder de un conocido grupo de Reggae en su país, él mismo y sus letras denunciaban la discriminación de la sociedad keniata, revelando una realidad: que las personas con discapacidad son igual de personas que el resto.
Su recorrido en la música le ha permitido montar una escuela inclusiva en su ciudad natal donde dar la oportunidad a las niñas y niños que hasta entonces no estudiaban en ningún otro centro.

Sin duda queda mucho, casi todo, por hacer en cuanto a la música accesible, pero queríamos traer estos brevísimos testimonios para animarnos e invitarnos a pensar en cómo crear música sin barreras.

Cerrar menú